¿Quieres vender?, ¡echa un vistazo a tu web!

Nuestros hábitos de consumo han cambiado. La forma en la que nos relacionan con las compañías y sus marcas se ha modificado a lo largo de los últimos años como consecuencia del auge de internet y la rapidez con la que se han multiplicado las tecnologías y los soportes a través de los que podemos llegar a los mismos.

Cada vez se genera un mayor ruido en internet por lo que supone todo un reto que nuestra presencia consiga visibilidad entre la cada vez más ingente maraña de información que encontramos en la red.

Precisamente por esto, en la actualidad, se habla más que nunca de la importancia de la personalización y diferenciación, así como de captar la atención de clientes con un solo vistazo.

Apple en los 90s vs Apple en 2017

De hecho, según datos publicados por un reciente estudio de GfK, para el 90% de los consumidores es vital poder informarse de forma online sobre los productos y servicios que ofrecen las empresas. El 34,4% de los participantes en este estudio afirma que no cuenta con una empresa si su web no les resulta fácil y atractiva y al 25,4% de los participantes los considera poco profesionales.

Nuestros contenidos en Internet están a un solo clic de otros contenidos de calidad que quizás son mejores. De media, cada nuevo visitante concede solo 7 segundos a la página que visita antes de decidir si ésta merece la pena. Necesitamos contenidos novedosos y distintos, no materiales que, por obsoletos o trillados, no aporten nada a los usuarios. De igual manera, se le debe facilitar al usuario el poder encontrar los contenidos de una manera ágil y lógica. Hacer fácil la navegación genera que las visitas consigan fácilmente su objetivo. Además, evita abandonos en tu página web.

Conociendo la temática de nuestro sitio web, es imprescindible que los contenidos que en el alberguen sean apropiados y acertados. Es muy importante que el diseño, junto con los demás elementos de una web, esté actualizado y vaya de forma adyacente con las tendencias actuales del mundo digital. Hoy en día, en cuanto a diseño web, podemos mencionar tendencias como son las ilustraciones, iconos animados con una micro interacción, imágenes en duotonos, sombras y superposiciones, diseño invisible, para que el contenido brille, mockups minimal, en lugar de realistas, scroll hasta el infinito, parallax, mucho gifs y sobre todo el diseño responsive y mobile first.

El espacio negativo, también llamado espacio blanco, es tan importante como el espacio positivo. Es todo lo que no tiene información de ningún tipo, pero que cumple un rol importantísimo para la web; nos ayuda a tener espacios de respiración, a equilibrar y dar balance a todo el diseño. No se deben llenar todos los espacios, pues esto provoca una saturación de contenidos, dejando una web ilegible e innavegable.

Presencia de espacio negativo vs Ausencia de espacio negativo

En definitiva, en una web, una primera impresión cuenta, puesto que nuestra web es nuestra carta de presentación al mundo. Si a un usuario no le gusta lo que ve, o no le genera confianza, lo más probable es que abandone el sitio, en muchos casos sin tan siquiera tener en cuenta el contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies